Martes, 10 Octubre 2017 13:08

Exponen a pacientes a enfermedades con inyectadoras usadas

Escrito por

El gremio de enfermeras calificó de “riesgo inminente” para pacientes y personal de salud de los centros asistenciales la reutilización de materiales desechables, como inyectadoras, ordenada por la dirección de dos hospitales en Caracas, lo cual puede ocasionar infecciones asociadas con bacterias para las que no hay tratamiento antibiótico.

Ana Rosario Contreras, presidente del Colegio de Enfermeras, que formuló la denuncia, considera grave el desabastecimiento de fármacos e insumos, que calculó en 95%.

“Estamos atravesando la peor crisis de salud de la época republicana. Hacemos un trabajo titánico exponiendo nuestras vidas a procesos infecciosos sin ninguna seguridad”, dijo.

Aseguró que esa situación es particularmente grave en uno de los centros de salud pública especializado en atención pediátrica, pero se abstuvo de revelar el nombre.

Señaló que es “unilateral” la decisión de los directores de ordenar a su personal, ante la  falta de insumos, reutilizar las jeringas para administrar fármacos que requieren de segundas y terceras dosis cada 8 o 12 horas. “No fue consultada con el Ministerio de Salud”, aseguró.

Criticó  que los directores no hayan tomado en cuenta los riesgos de contaminación  ante la presencia de  agentes patógenos que pueden infectar a los pacientes. “Argumentando que hay que racionalizar materiales pretenden que las enfermeras  administremos el medicamento con la misma inyectadora, lo que contraviene las medidas de seguridad y la buenas prácticas de la enfermería”, manifestó.

Contreras Indicó que el crecimiento de agentes patógenos  se incrementó en las instalaciones de salud debido a la falta de medidas sanitarias y la escasez de implementos de limpieza para higienizar las áreas de hospitalización, que requieren ser desinfectadas diariamente: “No tenemos cloro, guantes ni soluciones antisépticas, tampoco jabón para lavarnos las manos”.

La crisis en el sector salud, la falta de insumos y el pago del bono alimentación obligó a médicos enfermeras y personal jubilado del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales a concentrarse ayer en  la plaza La Moneda, en la Parroquia Altagracia, para caminar hasta la Defensoría del Pueblo  y entregar un petitorio con las exigencias del sector salud.

“Allí Dos funcionarios nos recibieron. Aunque el gobierno no quiere reconocer que hay una crisis humanitaria, debe abrir un canal de ayuda y dotar a los hospitales cuanto antes, es prioritario”, dijo Contreras.

Reportero VLP

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.